lunes, 5 de enero de 2009

Enero 2009. INICIO. El apuesto millonario Damián Valdemoros ha construido su riqueza a base de trabajo y engañando a la gente a la que siempre ha despojado de todo cuanto posee para apropiarselo él, pero tamben con la ayuda del rey de las tinieblas, Lucifer, a quien rinde culto desde que es muy joven y conoció a quien es su única y mejor amiga: Briana Zetina, una hermosa y sensual mujer que lo ha amado en silencio desde que se conocen y que lo cubre en todas sus fechorías. Justo a ella Damián revela sentirse harto del mundo y no tener apetitos pues lo ha probado todo y en nada ha encontrado alegría. Ella le promete que lo ayudará en todo cuanto él quiera, ofreciéndosele, pero él la rechaza y lastima cuando le dice que debe ayudarlo a encontrar a la mujer con la que pueda concebir un hijo.

La familia San Román, dedicada a la iglesia y al servicio comunitario en agradecimiento a todo con lo que han sido bendecidos, pasa por una fase de preocupación ya que el matrimonio conformado por Angélica y Federico está preocupado por la rebeldía de su hija Natalia, quien repentinamente se ha convertido en una muchacha altanera que no los obedece y en veces parece despreciarlos. Angélica intenta hablar con la muchacha buscando entenderla pero ésta solo la insulta y rechaza por lo que Federico interviene para reprenderla. La muchacha asegura estar tensa por sus exámenes finales y la tésis en la universidad pero en el fondo tiene problemas con su novio, Gerardo, un muchacho violento y prepotente que la obliga a hacer todo cuanto él le pide y la cela al punto de violentarse hasta asustarla. Pronto él le pide que se vean pero la muchacha se niega por no pelear con sus padres por lo que la amenaza. La pobre Natalia se siente entre la espada y la pared y Angélica sabe que algo le sucede por lo que le insiste para que le diga qué sucede. Natalia pide perdón a su madre y le revela que ya no ama a Gerardo y no sabe cómo deshacerse de él pues la ha amenazado con matarla y matarse si se atreve a dejarlo. La sufrida Angélica desea hablar con Federico de la situación de su hija pero éste le revela con preocupación que está muy enfermo y le queda poco tiempo de vida. Por ello Angélica reza con fervor y acude a la iglesia para suplicar a Dios que ayude a su familia pues al parecer lo ha dejado todo en manos de ella y no sabe por donde empezar.

Briana Zetina es dueña de una prestigiosa joyería en la que comparte todo con su vieja empleada y amiga Vicky, quien sabe que la mujer está enamorada de Damián y la aconseja para que no pierda las esperanzas y lo enamore sin miedo. Y los mismos consejos da al hombre su viejo mayordomo, Adolfo, quien le asegura que a Briana no le importaría ser la madre del hij que él prometió darle a su señor pues lo ama de verdad y sería capaz de todo por él. Damián entonces se encierra en un salón privado de su mansión, donde contempla la imagen de un ser diabólico, al que promete que cumplirá con la promesa que le hizo en agradecimiento a todo lo que ha hecho por él.

Natalia deja claro a Gerardo que ella no quiere vivir con miedo y temor a que él reaccione violentamente cuando ella tenga que hablar con otros chicos. Gerardo le deja muy claro que él y su padre son los únicos hombres a los que puede acercarse. La maltrata y entonces aparece un compañero de la universidad, Pablo, quien enftrenta a Gerardo y termina golpeado por él pero poniendo a salvo a Natalia, quien escapa del lugar. Las heridas de Pablo son curadas por su hermana Vicky, quien le aconseja que levante una denuncia contra aquél que lo golpeó pero el muchacho se resiste asegurndo que no quiere causarle más problemas a Natalia, quien a su vez se niega a ver y hablar con su novio.

Damián visita a Briana en la joyería y mientras hablan en el lugar se presenta Angélica, a quien el hombre no puede evitar ver, sintiéndose interesado en ella. Al verla salir, llama de inmediato a Adolfo, quien se presenta manejando un lujoso auto que el millonario aborda para entonces seguir a la mujer, enterándose así donde vive. Damián asegura a Adolfo que esa es la mujer por la que ha estado esperando durante tanto tiempo y que la consegirá para hacerla suya a como de lugar y así cumplir con la profecía del rey de las tinieblas. Regresa a la joyería e investiga con Vicky el nombre de la mujer y que compró tres diamantes iguales. Luego Briana le hace saber de quién es esposa y Damián muestra una sonrisa extraña que asusta a su vieja amiga.

Federico posee una empresa de juguetes y su socio Santiago Nasta le propone relanzar al mercado la Ouija, pues es misteriosa y en muchos países nuevamente está causando sensación. Federico no está seguro pero Santiago termina por convencerlo. Luego los dos hablan de la relación sentimental entre sus hijos y Federico asegura no estar conforme por la manera en que Gerardo trata a su hija. Santiago promete hablar con Gerardo, al que luego reprende y le jura que si sus celos y violencia llegan afectar su trabajo no tendrá piedad de él. El muchacho llora ante Natalia y le pide perdón de rodillas. Ella lo perdona pero termina con él y le pide que no se le vuelva a acercar o de lo contrario lo denunciará. Gerardo acepta pero la espía y se da cuenta de que la muchacha cada vez se acerca más a Pablo, al que sigue en su auto y luego lo arrolla, enviándolo al hospital, de gravedad.

Damián no deja de seguir a Angélica a todas partes y la sorprende en el hospital al que ella ha acudido para hablar con el médico de Federico. La mujer pronto descubre que está siendo seguida y se asusta mas teme a decírselo a su familia debido a los problemas por los que cada uno de ellos atraviesa.

Briana apoya en todo momento a Vicky, quien vive preocupada por la salud de Pablo, quien en verdad se encuentra muy delicado. Luego habla con Damián y le dice quién fue el que golpeó al hermano de su empleada y amiga y éste, aconsejado por Adolfo, va en busca de Gerardo, acechándolo. Pronto el muchacho sube a su automóvil y éste explota súbitamente.

Angélica no deja de sentir miedo al saber que un hombre la acecha y está a punto de decirle a Federico pero éste, pasmado, le hace saber de la muerte de Gerardo. Acuden al lado de Santiago, quien se culpa pues sabe que la muerte de su hijo fue provocada y se debe a la prepotencia que este proyectaba ante todos.

Briana confiesa sus sentimientos a Damián, quien le hace saber que ellos no pueden estar unidos pues él debe cumplir una misión de la que no la quiere hacer parte. La mujer habla con Adolfo, quien le dice que el hombre se ha encaprichado con una mujer casada y no descansará hasta hacerla suya.

Natalia se siente responsable de la muerte de Gerardo y se lo cuenta a Pablo, quien le dice que su ex novio tenía muchos enemigos y cualquiera quizás solo quiso hacerle una broma de mal gusto que rebasó los límites.

Angélica enfrenta a Damián y lepregunta porqué la sigue. Él miente y le dice que ella lo ha impactado con su belleza y desea hacerla modelo de una de sus campañas. Al saber el nombre de su persecutor, Angélica se asombra y acepta la amistad del hombre, al que invita a una fiesta que hará en su casa.

Vicky y Santiago se conocen y de inmediato hacen una fuerte amistad que Pablo desaprueba pues el hombre fue el padre del chico que lo envió al hospital. Vicky le deja claro que Santiago es completamente diferente. Pronto Santiago intenta jugar la ouija para comunicarse con su hijo y saber quién le produjo el accidente pero juega sin resultados.

Adolfo adora a su señor en el salón secreto y asegura que él guiará a Damián como lo ha hecho desde hace tantos años, pues conseguirá que la profecía se cumpla y el hijo de lucifer no solo sea el señor de las tinieblas, si no del mundo.

Damián se presenta en la reunión de los San Román, donde se encuentra con Vicky, quien descubre que el hombre está interesado en Angélica, lo mismo que Natalia, quien lo trata con rechazo. No así Federico, quien cree que puede hacer negocios con el hombre y llegar todavía más lejos por lo que le cuenta de su proyecto de relanzar la ouija al mercado. Damián le propone ser el encargado de su campaña y pronto, para celebrar, algunos se reúnen para jugarla. Tras la agradable velada Angélica se da cuenta de que Damián es un hombre lleno de misterios y se siente hechizada por la manera en que el hombre la mira por lo que pronto comienza a sentirse atraída a él.

Fernanda y Alejandro son un joven matrimonio que celebra la próxima llegada al mundo de su primer hijo, el cual ella quiere que sea bautizado por su único pariente cercano, Damián. A ello se niega Alejandro, el cual no confía en el hombre y revela a su esposa tener la certeza de que el hombre oculta algo siniestro y que siempre ha poseído un extraño comportamiento. Sin embargo no le queda más que acepar ante la imposición de su mujer, quien asegura que su pariente es bueno y bondadoso.

Vicky aconseja a Briana que tenga cuidado con Damián pues el hombre tiene secretas intenciones que a ella la pueden afectar. Briana confía ciegamente en el amigo y hombre que siempre ha amado y asegura a Vicky que es una buena persona. Luego le pide que le diga qué es lo que la ha hecho dudar de él pero Vicky prefiere callar lo que vio en la fiesta de los San Román.

Angéica se encuentra con Damián y le hace saber de la enfermedad de Federico y el poco tiempo de vida que le queda. El hombre le propone su amistad y fuerza para cuando llegue ese momento. La intimida haciéndola sentir amada pues ella se confunde y decide huír.

Natalia pide a Pablo que la ayude a investigar quién es Damián Valdemoros en realidad por lo que comienzan a vigilar su mansión, a la que penetran sin que nadie se de cuenta. Penetran y se impactan al ver las antiguedades y objetos extraños pero pronto Adolfo los sorprende y los persigue. Los muchachos logran huir y Pablo le revela a Vicky lo que vio en casa del hombre asegurando que quizás este tenga pacto con el diablo, mientras que Adolfo cuenta a su amo lo que se sucitó. Al describir a la muchacha, Damián descubre que se trata de Natalia y sonríe perversamente.

Natalia hace saber a sus padres que jamás aceptará a Damián pues está segura de que no es bueno y se ha acercado a ellos por extrañas razones.

La salida al mercado de la ouija se celebra con enorme éxito por lo que Federico felicita a Santiago para luego hacerle saber que morirá muy pronto, por lo que le encarga sacar adelante la fábrica y cuidar de sus mujeres. Santiago lo promete y revela a su amigo la desconfianza que Damián le inspira pues cree que el homre está interesado en Angélica.
Sin embargo para Federico esto es una confusión y asegura que el millonario es su amigo y antes de morir lo hará su socio. Santiago le deja claro que él no desea trabajar con ese hombre.

A Adolfo acude su hermana Jordana, quien le suplica que los ayude a ella y su hijo Emmanuél, pues lo han perdido todo y los han echado del lugar donde vivían. El hombre los emplea como cocinera y jardinero y les deja claro que no quiere tener problemas por ellos. Los recién llegados se instalan y pronto Jordana, una fiel devota evangélica, se da cuenta de que algo extraño hay en la mansión por lo que decide indagar, estremeciéndose cuando ante ella aparece Damián, quien la mira terrorificamente y le prohíbe que entre al salón secreto. La mujer promete que no causará problemas y se muestra sumisa, sin embargo revela a su hijo estar segura de que en esa mansión se ocultan demasiados secretos.

Angélica no puede arrancarse a Damián de la mente y por ello comienza a rechazar a Federico, quien trata de entender qué le sucede a su mujer. Sin embargo Natalia se ha dado cuenta y enfrenta a su madre, a la que acusa de serle infiel a su papá. Angélica la abofetea y le exige que no levante calumnias en su contra. Natalia revela estar segura de lo que dice y cree que Damián ha seducido a la mujer con poderes diabólicos. Revela haber estado en la casa del hombre y haber sentido pavor al ver las piezas que colecciona y el frío que se siente dentro de ese lugar.

Damián come con Briana y ella le pregunta sobre sus intenciones con Angélica, mismas que él asegura son solo especulaciones de la gente. Aparece Vicky, quien burlándose le pregunta si ya convirtió a la mujer en su amante. Damián descarga sobre la mujer una mirada que le produce miedo y se marcha y luego Briana enfurece ante las insitencias de Vicky y Pablo de que Damián promueve el satanismo y que por ello ha alcanzado su fortuna. Deja claro a los dos que ella ha estado infinidad de veces en la mansión del hombre y conoce las piezas de arte que por muchos años ha coleccionado siguiendo la tradición de sus padres. Nadie sospecha que Damián ha decidido darle un escarmiento a Vicky, por lo que en complicidad con Adolfo penetra en casa de la mujer, donde deposita seis serpientes venenosas dentro de su habitación. Por su parte Vicky contacta a Laura Trejos, una investigadora de lo oculto a la que le pide que siga la pista a Damián Valdemoros pues está segura de que éste tiene pacto con Satán.

Fernanda y Natalia se encuentran y hablan del bebé que una de ellas tendrá pronto. Natalia cuenta con rencor a su amiga que cree que sus padres están siendo envueltos por un poderoso millonario que desea sacar provecho de ellos. Al saber de quién se trata Fernanda revela ser pariente cercano de Damián y estar segura de que es una buena persona.

Vicky y Santiago deciden salir a cenar por lo que Pablo decide penetrar en la habitación de la mujer para mirar la televisión. Se queda dormido y al despertar descubre que en la acama hay serpientes venenosas. Grita, intenta escapar, pero algunas de ellas lgran morderlo. Cuando Vicky regresa a casa se estremece al ver a su hermano morir debido a las mordeduras. La mujer encuentra consuelo en Santiago y Briana, a la que revela creer que Damián es el responsable de la muerte de su hermano. Briana enfurece con su amiga y le pide que no se presente más en la joyería pues no permitirá que insista en acusar a Damián por todas sus desgracias. Aparece Natalia y asegura que lo que Vicky dice es verdad pues ella y Pablo han estado nerviosos y sienten mucho miedo desde que estuvieron en casa del millonario.

Laura comienza a investigar a Damián y para ello habla con Emmanuél, quien le cuenta que en la mansión hay un lugar al que está prohibido el paso y que por las noches ha escuchado como si personas rezaran alli dentro. La mujer le pide al muchacho que la ayude y le entregue una prenda que su patrón haya usado. Cuando la tiene en su poder, la mujer siente una sensación extraña que la aterroriza.

Natalia pide a sus padres que se alejen de Damián Valdemoros pues el hombre es malvado y puede hacerles daño tal y como se lo hizo a Pablo. Federico explota contra su hija y le prohíbe que vuelva a expresarse así del hombre mientras que Angélica calla y llora pues ya no puede arrancarse al hombre del corazón.

Emmanuél dice a Adolfo las sospechas de Jordana sobre Damián, quien sorprende a la mujer husmeando en el salón secreto, donde esta descubre la imagen diabólica que el hombre adora, estremeciéndose. La mujer suplica que no le haga daño pero pronto los ojos de Damián se encienden tornándose rojos y hace florar a la mujer por los aires. Ella suplica que no e haga daño pero él no tiene más remedio y le hace saber que debe sentirse halagada pues será un alma sacrificada para su señor. Pronto también flota una filosa daga de oro que se clava en el corazón de Jordana, quien se desangra lentamente. Damián sale del lugar y también de la mansión, con la mujer en la cajuela de su auto. Acude a un antiguo cementerio, donde la entierra sin que nadie se de cuenta de su presencia. Al volver a casa se encuentra ante la presencia de Angélica, quien le entrega una invitación y una ouija, el nuevo lanzamiento de la empresa de su marido. Damián logra seducir a la mujer, quien no se resiste a él y le acepta una copa en la que él echa una sustancia que después la hace sentirse extraña, mientras él la besa confesándole que desde que la vio enloqueció por su belleza. Angélica se deja llevar y pronto es llevada al cuarto secreto, donde en un altar Damián le hace el amor ante la presencia del demonio. Pronto Angélica ve en la cara del hombre el rostro del mismo diablo, intenta gritar pero no puede, es más grande el poder del éxtasis que siente en ese momento. Pronto se queda dormida y al despertar se da cuenta e que está en una maravillosa habitación, en los brazos del ardiente Damián, quien despierta y la escucha asustada pues ella asegura que se sintió en otro lugar y tuvo una visión diabóñica que aún sigue en su mente. Damián la abraza y le aconseja que se deshaga de esa fantasía pues en todo momento estuvo a su lado. La besa pero ella lo rechaza y toma sus cosas para marcharse a casa. Al salir se topa con Briana, quien comprueba que lo que Vicky le dijo es verdad y él está interesado en Angélica. Cínico, él asegura que sí y que cuando la mujer quede viuda él se casará con ella. Briana se marcha y llora en soledad. Pronto es abordada por Adolfo, quien le confiesa desear que fuera ella la madre de los hijos del millonario, el cual quizás se está equivocando al haberse encaprichado con Angélica.

Emmanuél se encuentra preocupado por la desaparición de su madre y se lo hace saber a Laura ya que Adolfo evita hablar del tema. El mayordomo sabe qué sucedió en realidad pero sabe que la curiosidad de su hermana fue la causante de su fatal destino.

La fiesta de presentación de los nuevos lanzamientos de la empresa de Federico se lleva a cabo. En ella Damián se encuentra con Fernanda, quien le pide que apadrine a su hijo, el cual ya ha nacido. Él acepta y ríe malévolamente, despertando la antipatía de Alejandro, quien dice a su esposa que está convencido de que el hombre no es bueno y no ha aceptado de corazón. En la fiesta pronto los invitados juegan la ouija y extraños sucesos se manifiestan llenándolos de miedo por lo que Federico cree que ha comietido un error al ver anzado al mercado tal juego. Sin embargo Damián lo convence de que todo lo sucedido se debió al estado mental de los presentes, lo cual provocó que se asustaran y sucedieran cosas.
Natalia no piensa así y lo acusa delante de todos de tener pacto con el diablo. Ante tal acusación Damián se marcha y Federico y Angélica reprenden a su hija, quien se encierra en su habitación. Nadie sospecha que en esa fiesta se encuentra Laura, quien sigue al hombre hasta su casa y disfrazada de monja le pide que por caridad le de asilo. Él se niega rotundamente pero pronto aparece Emmanuél y se ofrece a dormir a la monja en el cuarto que ocupaba su madre pero el hombre se negó rotundamente. La mujer le grita que aquél que no ayuda a los hijos de Dios es un siervo traidor que sirve a satanás. Damián voltea la mirada a la mujer con los ojos encendidos en rojo. Ella enciende los suyos, que son azules, mostrándole así al hombre que sabe quién es y que no le tiene miedo. Dentro de casa él prohíbe a Emmanuél que vuelva a contradecirlo en sus decisiones y le exige que no haga amistad con nadie. El jardinero manifiesta estar interesado en buscar a su madre, seguro de que a esta le ha sucedido algo. Damián le promete que él mismo la buscará y luego habla con Adolfo de lo que sucedió. Ambos deciden engañar a Emmanuél.

Briana busca a Vicky para desahogarse, revelándole que, en efecto, Angélica y Damián son amantes. La amiga le revela lo sucedido en la fiesta de los San Román y luego acude a Natalia para decirle que la vida de su madre también está en peligro pues es la amante de Damián. Natalia la abofetea y la corre de su casa asegurando que eso no es cierto. Busca a su madre y no la encuentra. No sospecha que en ese momento Angélica y Damián se encuentran haciendo el amor. Cuando vuelve a casa, la mujer se sorprende cuando aparece Natalia y la acusa de ser una ramera que se revuelca con un siervo del diablo. Angélica bofetea a su hija y le exige respeto, asegurando que ella no tiene ningun amante pero la muchacha afirma estar segura de que no está equivocada. Son escuchadas por Federico, quien después habla con su esposa y le pide que sea sincera con él. Angélica le pide perdón para luego ocnfesarle que se enamoró de Damián. Federico no estalla ni reclama a su mujer, a la que pide que mantenga el secreto para no lastimar a su hija. Luego busca a Damián y lo enfrenta a golpes. Damián lo toma del cuello y está a punto de estrangularlo pero lo deja vivo y lo deja marcharse. Cuando Federico maneja, los ojos de Damián se encienden y su enemigo sufre un terrible accidente que lo hace estamparse contra un trailer, perdiendo así la vida al quedar degollado.

Laura les cuenta a Briana y Vicky lo que se sucitó cuando se hizo pasar por monja ante Damián y como los ojos de este se encendieron, dejando ver así que es un demonio y cómo se asustó al ver los ojos de ella. Briana no puede creer lo que le cuentan pues ella conoce al hombre desde siempre y no lo cree capaz. Laura le hace saber que existen muchas personas que engañan a todos y muestran una personalidad bondadosa, dócil, y que en el fondo son unos seres terribles que solo desean hacer daño. Deja claro que el hombre ha elegido a Angélica por algo y que quizás se deba a que Satanás quiere que su hijo nazca en forma humana.

Angélica sufre cuando Santiago le informa del accidente de Federico y su fatal destino. La mujer da la noticia a Natalia, quien llora desconsolada por la pérdida y lamenta que su padre nunca se haya enterado del engaño de su mujer, quien revela que se lo confesó y el hombre lo aceptó sin reclamos, aceptando su derrota. Natalia culpa a Angélica por la muerte de Federico y luego se presenta ante Damián para acusarlo y maldecirlo. Él la asusta con solo mirarla, logrando que esta se marche de su casa. Al salir conoce a Emmanuél, quien le dice creerle y estar dispuesto a ayudarla pues ha escuchado voces algunas noches y sabe que en la mansión Valdemoros se llevan a cabo ritos satánicos y que su madre fue asesinada. Los muchachos deciden unirse para llegar a la verdad.

Briana se presenta ante Damián y le pide que le diga si es verdad lo que se dice de él. El hombre no lo niega y entonces ella, llena de dolor, le reprocha el haberle ocultado que cree en las fuerzas obscuras. Damián la toma de los cabelloz y se brla del amor que ella siempre ha sentido por él para luego echarla de su casa, donde la mujer pregunta a Adolfo porqué el nunca le dijo la verdad. El mayordomo calla. Le da la espalda y penetra en la mansión, donde asegura a Damián que la pasión que siente por Angélica lo destruirá. Él sin embargo busca a la mujer en el funeral de su marido y no se aparta de ella sorprendiendo a muchos. Angélica le revela sentirse culpable y él le asegura que no lo es y le pide que cuando todo haya pasado se case con él. La besa apasionadamente. Natalia los descubre y los maldice a los dos, aterrorizándose al ver los ojos de Damián encendidos. Luego cuenta a Fernanda y Alejandro lo que sabe pero ella no le cree. Alejandro sin embargo habla con Laura, quien le confirma que Natalia le ha dicho la verdad por lo que se niega a que el pariente de su esposa se acerque a su hijo. Cuando el hombre se presenta en su casa, le prohíbe el paso.

Briana y Vicky revelan a Santiago la verdad sobre Damián y el porqué de su extraña sonrisa.

Emmanél descubre que Adolfo también sirve a las fuerzas oscuras y lo culpa de ser cómplice en la muerte de su madre. Adolfo intenta matar al muchacho pero este es más fuerte y tras golpearlo en la cabeza logra escapar de la mansión y busca a Natalia, a quien le muestra algunos objetos que tomó consigo. Los presentan ante Laura, quien asegura que con ellos logrará eliminar a su enemigo. Cuando Briana se entera, pide a Laura que no le haga daño a su amigo pues después de todo lo ama.

Luego de enterrar a Federico Angélica sufre un desmayo y en el hospital se entera de que está embarazada. Pronto acude a Damián para darle la noticia y él decide que celebren con champaña y luego haciéndole el amor. Ella le pide que le muestre el salón secreto pero él se niega. Por eso mientras el hombre duerme ella acude a ese lugar, vigilada por Adolfo, quien por rechazarla no evita que penetre. La mujer, que dentro de la oscuridad solo ve unas velas ante la imagen de un apuesto hombre, cree que se trata de un altar. Aparece Damián y ella le pregunta si se trata de la imagen de su padre. Él le dice que sí y cuando ella le pregunta cómo se llamó su padre él asegura que todavía se llama Luzbel. Llena de horror, Angélica deja caer el vaso de agua que lleva consigo y al voltear la mirada hacia su amado lo ve con los ejos encendidos por lo que pega un grito de horror e intenta escapar pero él la detiene y la golpea, haciendo que pierda el conocimiento. Pronto aparece Laura, quien enfrenta a las fuerzas demoniacas. Ella y Damián usan sus poderes y cuando la imagen de satanás cae al suelo ella le echa agua bendita dandose cuenta de que esta acción reducía las fuerzas de su rival, al que bañó con la misma. Damián flora por los aires, horrorizando a Angélica cuando esta reacciona. Intenta abalanzarse contra Laura pero esta es inteligente y se quita por lo que él se estampa contra la pared. Pronto flotan tres dagas que se clavan contra el hombre, al que Adolfo acude a ayudar mientras la mansión se incendia poco a poco. Laura huye con Angélica y afuera aparece Briana, quien no puede creer que su amigo esté muerto.

NUEVE MESES DESPUES: Angélica da a luz a un precioso niño y se alegra de que Damián ya no esté para hacerlo parte de su mundo. Sin embargo Laura considera que el niño debe morir pues es hijo de Satanás. Pronto aparece Adolfo para asesinarla, ahorcándola.

Angélica cuida de su bebé y lo deja en su cuna para reunirse con Natalia, quien se ha enamorado de Emmanuél. Cuando el recién nacido está solo en su cuna, extraños alaridos se escuchan y pronto los ojos de la criatura se encienden y aparece Lucifer para mecer la cuna.

FIN